lunes, 22 de marzo de 2010

SINDROME PREMONSTRUAL JAJAJA


Hola Amigas Quiero compartir esto con ustedes, me parece interesante lo que escribe esta paisanita y coincidencia es comunicologa al igual que yo espero y les guste y buen fin de semana:)!







Hay una mujer, mucho más rubia que yo, que alguna vez cantó: “Eva, mala mujer, me has maldecido. ¿Por qué no dejaste la manzana colgando del árbol? Nos has hecho odiar a nuestros maridos, a nuestros amantes y nuestros jefes… no puedo evitarlo, ni siquiera se la causa pero tan pronto como este mal termina llega la menopausia.” Dolly Patron. PMS Blues.Y es que las mujeres no tenemos descanso. Adoro ser mujer pero también adoraría tener la habilidad de poder hacer pipi de pie. Sobre todo en invierno. Más que nada desearía que cosas tan simples que en otro momento del mes pasaría por alto, no se convirtieran en extensas tragedias griegas en los días próximos al día 28.El síndrome premenstrual (SPM), se apodera de mí en los días tachados en mi calendario hormonal. Sufro una transformación como aquella que sufre el hombre lobo bajo el influjo de la luna llena. Mis sentidos se agudizan. Me vuelvo irritable. Me siento fatigada. Siento una necesidad insaciable de comer chocolate. Mis senos se inflaman y cualquier pequeño brinco me hace sufrir dolor. Me da una de “sentimentalitis aguditis” que me orilla a derramar lagrimas por cualquier cosa. Mi vientre aumenta una talla y busco como desesperada en el closet algo que me cierre y como cereza al pastel suele brotarme una espinilla en alguna parte del cuerpo para recordarme que se aproxima mi transformación de mujer maravilla a mujer pesadilla. Y ahora sí, sálvese quien pueda.Es desesperante sentir dolor, debatirte entre si estas deprimida, amargada, eufórica o neurótica. Siento aceptar que en los mentados días premonstruales muchas veces ni nosotros mismas nos aguantamos. ¡Uff! por si fuera poco, hay quienes sufren de horribles cólicos. Bajo estos síntomas creo que las mujeres estamos en todo nuestro derecho de ser unas verdaderas brujas en “nuestros días”.Hay ciertos días hormonales en el mes de una mujer que es mucho más seguro entrar a un patio resguardado por perros Pitbulls bravos y bien entrenados, que acercarse a dos metros de alguna chica que sufra un agudo Síndrome Premenstrual. A algunas les pega mucho, a otras poco, lo que si es seguro es que el 80% de la población femenina de este planeta no se salva de sufrir alguno de estos síntomas.Creo que los hombres inteligentes se dan cuenta del ciclo que tenemos que sufrir las mujeres. Un hombre que respeta a una mujer entiende que muchas veces no somos nosotras mismas en esos días y que nos guste o no, es parte de nuestro ciclo natural. Así que para todos esos idiotas que no más no les gusta algo y salen con: “es que esta en sus días” en mi criterio, compartido por muchas otras mujeres, ¡son unos verdaderos cretinos! Ya quisiera yo ver como se pondrían si la testosterona les subiera hasta la punta de los pelos.Y para aquellos que nunca entienden que es lo que nos pasa, les voy a simplificar la vida: hurgando en Internet, me he encontrado con un sitio salva vidas, salva matrimonios, salva noviazgos, salva empleos, salva familias y demás. Bajo el slogan “Salvando parejas un mes a la vez”. A los 27 años de edad, el americano originario de Minneapolis Jordan Eisberg, creó un original sitio: www.pmsbuddy.com en donde se pueden encontrar consejos útiles para sobrevivir al SPM tanto para quiénes lo sufren, como para quiénes, mmm… también lo sufren.Los usuarios reciben un correo electrónico en el cual se les específica cuándo los síntomas están por presentarse en amigas, familiares o novias. Las mujeres pueden inscribirse y pedir se hagan llegar dichas notificaciones a quien ellas lo deseen. Eisber dice que en absoluto se trata de un instrumento sexista, recalca que parte del equipo creativo está integrado por mujeres, “las mujeres odian que se les pregunte si se encuentran en sus días”, afirma.A mí este sitio inclusive me gusta hasta para estar al tanto de los cambios emocionales de mis hermanas y amigas, a veces es difícil sobrevivirnos entre nosotras mismas. El síndrome premenstrual es tan sólo un motivo más por el cual las mujeres merecemos un “plus” en este planeta. Me encuentro maquiavelando la forma de llevar al Congreso una solicitud de compensación económica por los estragos físicos y emocionales sufridos durante el SPM (al género femenino únicamente, por supuesto).Para aquel que no le guste mi plan, tengo que advertirle que en este momento sufro el síndrome premonstrual y tengo un bat en la mano. Disculpa, ¿tenías algo que preguntarme?





Laura Muller





"Para contacto y conferencias visite www.lauramuller.com.mx."

No hay comentarios:

Publicar un comentario